Skip links

5 ALIMENTOS RECOMENDADOS SI VAS A NADAR

Si, si ¡ya estamos en pleno verano! Ha llegado la época de vacaciones, baños en piscinas, ríos, playas … y también hay muchísima gente que práctica el sano deporte de la natación durante todo el año. Pues para todos, para los deportistas y para los que disfrutáis a tope del verano, os recomendamos una serie de alimentos que, por su aporte calórico y energético, nos ayudan a sentirnos estupendamente y disfrutar del agua a tope de energía.

No nades con el estómago vacío. Lo ideal, es comer algo de fácil digestión 30 o 40 minutos antes de empezar a nadar y, también, reponer fuerzas tomando los alimentos adecuados unos 15 o 20 minutos una vez finalizado el entreno pero: ¿qué te conviene comer antes y después de nadar? 

1) Cereales

Son la principal fuente de hidratos de carbono de lenta absorción, por lo que resultan ideales para tomarlos antes y después de nadar, especialmente si vas a hacerlo durante un tiempo considerable nadando varias series de largos con el objetivo de aumentar tu resistencia. Por la mañana, incluir en el desayuno previo al entreno, unas galletas de trigo, un tazón de copos de avena o una tosta de pan integral, son siempre buenas opciones. Si vas a nadar por la tarde, después de comer, el arroz o la pasta en cantidades moderadas son un acierto seguro.

2) Frutas

Tentempié saludable para cualquier ocasión, que debes llevar en tu mochila cuando vayas a nadar. Las frutas son un alimento ideal para antes y después de entrenar, pues te aportarán vitaminas y minerales esenciales y también te ayudarán a mantener una buena hidratación. Si vas a realizar un entrenamiento explosivo, por ejemplo nadando a intervalos a gran velocidad, los azúcares simples de la fruta fresca te vendrán fenomenal para evitar la bajada en los niveles de glucosa proporcionándote la energía extra que necesitas. Para después, un plátano puede resultar perfecto por ser uno de los alimentos más ricos en potasio, electrolito esencial para la recuperación tras el esfuerzo.

3) Frutos secos

Nueces, almendras, pistachos, avellanas… Un puñado de frutos secos son un snack ideal para nadadores por su alto aporte energético y por su composición especialmente rica en micronutrientes y en grasas saludables como el omega 3, del que las nueces son las campeonas. Si por ejemplo, vas a nadar a última hora de la mañana, antes de comer y cuando el desayuno está más que digerido, media hora antes de lanzarte al agua toma una ración pequeña de frutos secos y verás que te ayuda a entrenar con energía de sobra protegiendo, además, tus articulaciones.

4) Lácteos desnatados

Un buen vaso de leche en el desayuno, un yogur, o una bebida refrescante a base de leche y zumo… prueba a tomarlos antes o después de nadar como excelente manera de cuidar tus huesos, pero elígelos desnatados, porque a la hora de ejercitarte en la piscina debes evitar las digestiones pesadas (especialmente antes) limitando en lo posible la ingesta de grasas de cualquier tipo.

5) Carne de ave

Pollo y pavo, bien cocinados a la plancha, o bien en forma de apetecibles embutidos son dos alimentos que te proporcionarán la proteína que requieren tus músculos, sobre todo después de un entrenamiento intenso de natación. Inclúyelos en tus menús y notarás que tu rendimiento en la piscina mejora con cada nueva sesión, aumentando la potencia y la definición de la musculatura de brazos y piernas que tanto trabajan para avanzar en cada brazada.

¡Disfruta a tope del agua este verano!

Fuente: guiafitness.com

Comenta y únete al debate...

Vuelve arriba de la página